Fuerte reclamo para que sea retirado el monumento al dictador Félix Uriburu

Fuerte reclamo para que sea retirado el monumento al dictador Félix Uriburu

Se cumplieron ayer 45 años del último golpe de Estado que derrocó al gobierno constitucional de María Estela Martínez de Perón y dio inicio a una dictadura que se extendió por espacio de algo más de siete años.

La memoria ayer no hizo cuarentena. Protocolo mediante, se concretaron diversos actos y actividades en nuestra ciudad para recordar una de las páginas más oscuras de nuestra historia.

En avenida Favaloro y calle 18, junto al monumento que recuerda al general José Félix Uriburu, quien en el año 1930 derrocó a Hipólito Yrigoyen, la Regional Balcarce de la Asamblea por los Derechos Humanos, junto al Frente de Géneros y Disidencias, y la adhesión de distintas organizaciones y vecinos, concretó uno de los actos programados.

Juan Fraiz, integrante de la APDH local, expresó que en esta fecha tan especial se estaba recordando a los desaparecidos por la dictadura militar, en especial a los balcarceños Luis Anselmo Cabot, Diana Noemí Conde, Luis Antonio Conti, Lidia Manuela Ridao y Jorge Alberto Stoppani. También mencionó a Marcos Miguens y a Henry Ottaviano. En memoria de los nombrados es que se plantó un árbol en el lugar.

También se dio lectura a declaraciones de la propia APDH y del Frente de Géneros y Disidencias, se escuchó una reflexión del escritor Jorge Dágata, habló Francisco Stefaniuk, secretario general de APINTA Balcarce, y finalmente leyó un texto el escritor José Luis Cuenca.

"URIBURU: MONUMENTO AL HORROR"

Fraiz fue quien leyó un texto escrito por el escritor Santiago Ortigosa referido a la figura del primer dictador, Uriburu, y el monumento que lo recuerda en pleno centro de la ciudad, al que calificó como "una imagen al horror, a la impunidad, a los crímenes de Estado. Se alza en una plaza de juegos".

En enero de 2014, el Concejo Deliberante aprobó una ordenanza para que sea retirado el monumento pero no se cumplió con ello. Escribió Ortigosa que Uriburu "permanece ahí, vigente, como una muestra de poder, de autoritarismo, de represión y violación de los derechos humanos. Y es que algunos ciudadanos, por más absurdo que suene para las épocas que transitamos, defienden a este héroe de la infamia, a este militar hecho de bronce que se erige en el centro de la ciudad. Justifican su permanencia porque es una imagen histórica y debe quedarse ahí, en pie, porque la historia no se olvida. Acaso, ¿no será que estos conservadores no se animan a reconocer a toda voz que esa imagen los representa a ellos? ¿No será que se sienten bien, seguros y muy a gusto con este personaje que simboliza el poder de los más privilegiados y el castigo y la muerte de los más vulnerables?".

Consideró el autor del texto que "ni el gobierno pasado ni el actual han tenido el suficiente coraje para retirarlo. Entonces me pregunto si es una cuestión de coraje o realmente no les importa. ¿Por qué no lo retiran? ¿Qué lo impide? ¿Con quién temen quedar mal? ¿Se necesita hacer un revisionismo histórico desde la cúpula política para hacer cumplir la ordenanza? Estaría bueno que alguien pueda aclararnos la duda. Mientras tanto, el monumento sigue ahí como festejo o conmemoración a la atrocidad de tiempos pasados que muchos todavía aplauden. Y como dijo el mismísimo Osvaldo Bayer: "(…) el fusilador de obreros, desafía los vientos del sur y los soles pampeanos. Un héroe fabricado por el poder de los dueños de la tierra y el dinero".

Luego señaló: "Entonces ¿debemos callarnos, permanecer inmóviles, pasivos? ¿Dejar todo como está y mirar para el otro lado? ¿Qué historia le estamos contando a los jóvnes? Muchos ciudadanos dicen en qué cambia que esté un monumento o no esté. Y quizá desconocen el significado intrínseco, inherente a la dictadura o a sus ideas, que aún pululan en la mente de muchos. La estatua puede permanecer en un museo de arte e historia, en un nuevo contexto, darle un nuevo significado, valor y que no permanezca en el centro de la ciudad en una plaza infantil en medio de dos instituciones educativas como un héroe intachable de la historia Argentina. Este monumento a Uriburu es un símbolo del Golpe de Estado, una imagen que se contrapone a la democracia, un enemigo de la democracia, una obra en decadencia. Es un recordatorio que en este lugar del país se mantiene viva y en pie una parte oscura de la historia argentina, de cómo nos quitaron la libertad, de cómo nos traicionaron. Hay gente que aún festeja esos tiempos y más aún, pide que vuelvan los militares a las calles".

Por último, dijo que a estos, "Uriburu, esa estatua que parece inofensiva, los representa. Esa estatua tiene una función, un valor importante hoy en día para un sector de la sociedad que odia a otro sector de la sociedad: a la masa obrera, trabajadora, a las mujeres, a los negros, pobres, aborígenes, marginados. Su permanencia, a pesar de la ordenanza, no es para nada inocente, ni casual. Nos están diciendo que a pesar de que estamos en democracia y a pesar de que haya una ordenanza para que se retire, no la van a retirar. No quieren que se borre una parte de la historia que muchos de ellos aclaman, añoran, piden. Cualquier persona que está a favor de la libertad, de los derechos humanos y del bien común, o haya desarrollado la empatía, humanidad y conocimiento, no se opondría a que se cumpla la ordenanza como corresponde. Pero todavía existen esas personas que cuentan la historia desde el lado del opresor para adularlos, defenderlos y hasta ponerlos en el lugar de víctimas. Y esa puja entre cumplir con la ordenanza y tirarte en contra un sector social acomodado, ha logrado que la ordenanza sea solo un papel firmado y no una acción concreta. Otra vez los intereses de un grupo reducido se anteponen a la democracia y nos dan una pequeña muestra de poder: ellos deciden. Negar la historia, negar la verdad es negar el genocidio. Y negar es muy peligroso, es un arma de uso cotidiano del poder donde no solo nos vuelve ignorantes si no que corremos el peligro de repetir el pasado. Pasado que hoy todavía muchos desean. Tenemos muy presente los hechos de la dictadura en nuestro cuerpo, en nuestros ojos, en nuestra memoria individual y colectiva. No queremos volver a esos tiempos oscuros, a esos tiempos que no fuimos, que nos negaron la palabra, que nos arrebataron la vida. Prohibido olvidar, sí, pero también prohibido rendirle homenaje y culto a uno de los personajes más nefastos de la historia Argentina".

MENSAJE DE LA APDH BALCARCE

En tanto, la APDH Balcarce se refirió a la conmemoración expresando que "hace 45 años, civiles y militares instalaron una dictadura para modificar el modelo económico del país y volver a la vieja factoría colonial agroexportadora. Para ello se dispusieron a perseguir, secuestrar, encarcelar, humillar, torturar y exterminar a los grupos o sectores que representaban una oposición a la concentración de las riquezas en pocas manos. Y lo hicieron, y con ello concretaron un nuevo, planificado y consciente genocidio sobre el suelo argentino, eliminando militantes, trabajadores activos y delegados sindicales, estudiantes e intelectuales, entre otros. Lo hicieron convencidos de que gozarían de una impunidad 'natural'. Y masacraron…pero también exiliaron, endeudaron, despilfarraron, mintieron, amenazaron, oscurecieron, censuraron, engañaron, sojuzgaron, guerrearon, destruyeron y empobrecieron. Todo lo hicieron con la complicidad de tradicionales entidades, de banqueros, de altos clérigos, de poderosos empresarios, de jueces, de políticos, y de los grandes y conocidos medios de comunicación".

Con el regreso de la democracia, sostuvo la APDH que los militares profundizaron "la desigualdad, pero lograron incorporar en parte de la sociedad cierto disciplinamiento social y cierta pasividad ante la acumulación de la economía en unos pocos. Cuarenta y cinco años después, la potencia extranjera de siempre ya no asola esta parte de la región con ejércitos de ocupación para lograr sus objetivos y los de las élites dominantes. Ahora utiliza a algunos sectores de la oposición política, a parte de los jueces y a varios medios de comunicación, actualmente transformados en medios de confusión y persuasión. También se sirven de grupos y facciones civiles de ultraderecha. … Pasaron 45 años del golpe genocida. Pero algunos de sus ideólogos y varias de sus consecuencias todavía persisten. El autoritarismo y la ultraderecha siguen ahí y avanzan en la vieja Europa y también en nuestra América Latina… Nuevamente la democracia en riesgo. Ante ello, desde la APDH Regional Balcarce recordamos el doloroso pasado, condenamos toda represión, venga de donde venga y alertamos sobre estos serios peligros que suceden en nuestro presente. Honrando la memoria, brindamos un homenaje a nuestras desaparecidas y desaparecidos, y recordamos su ejemplo de vida y compromiso por la igualdad, que ilumina nuestro futuro. Reclamando mayor agilidad en los juicios a los represores y sus cómplices civiles, también en Balcarce plantamos memoria y reafirmamos que ¡son 30 mil! Ni olvido, ni perdón ni reconciliación. ¡Memoria, verdad y justicia! 30.000 compañeras y compañeros desaparecidos: ¡Presente, ahora y siempre!".

POSTURA DEL FRENTE DE GENEROS Y DISIDENCIAS

El Frente de Géneros y Disidencias eligió en esta fecha "hacer memoria y mirar hacia atrás desde el amor y desde la lucha de nuestras compañeras, nuestras madres y nuestras abuelas. ¿Hacer memoria para qué? Para recordar a compañeras como Adriana Calvo, Silvia Suppo y Nilda Eloy, que ya no están físicamente pero nos acompañan no sólo los 24 de marzo sino cada vez que tenemos que pensar y sentir el valor de dar testimonio. Fueron ellas quienes nos enseñaron, a través de sus testimonios, que la violencia sexual fue parte de los dispositivos que utilizaron los genocidas contra las mujeres… Hacer memoria también para defender la suya, la de una generación que buscó cambiar el mundo. No olvidamos las razones y los sueños por los que lucharon nuestros compañeros y compañeras. Hacemos y defendemos la memoria de la resistencia y la rebeldía cada vez que luchamos y salimos a las calles por una sociedad más justa e igualitaria. Y si hablamos de las calles, nos sentimos hijas de las madres y nietas de las abuelas. Herederas de ese recorrido fundamental y de esa lucha inclaudicable por justicia para nuestros 30 mil compañeros y compañeras detenidos desaparecidos, por la búsqueda incansable por recuperar la identidad de los 400 nietos y nietas que nos apropiaron, por la construcción de este Nunca Más".

Finalmente remarcaron que "nuestra palabra está llena de rabia y de ternura, de memoria de las revoluciones que nos faltan. Porque creemos que un futuro feminista se construye con memoria, con verdad y con justicia. No olvidamos. No perdonamos. No nos reconciliamos. Elegimos memoria".

JORNADA EDUCATIVA DEMOCRÁTICA

En la tarde de ayer, en el sector de calles 17 y 18, Marcelo Bruschetti, María Flor García y Cristina Carrasco hablaron sobre "La economía en el proceso", "La vulnerabilidad del derecho en el proceso" y sobre "La educación en el proceso".

Luego, Luis García, presidente del PJ, evocó la figura de Isabel Martínez de Perón diciendo que "soportó estoicamente la cárcel durante cinco años por ser la esposa del general Perón".