Consejos para evitar accidentes con serpientes

Consejos para evitar accidentes con serpientes

Las altas temperaturas son propicias para la aparición con mayor frecuencia de animales ponzoñosos.

En las últimas semanas tomaron estado público, principalmente a través de las redes sociales, las apariciones de víboras en distintos sectores de la sierra "La Barrosa" y su entorno, las que en la mayoría de los casos fueron capturadas por Bomberos Voluntarios para su posterior traslado al Instituto Malbrán donde se elabora el suero antiofídico.

El hecho más relevante involucró a una criatura de dos años hace una semana cuando una yarará lo mordió. Fue atendida de inmediato en el Hospital Municipal Subzonal y se recuperó satisfactoriamente.

CONSEJOS

El biólogo balcarceño Juan Dajil brindó una serie de recomendaciones para evitar accidentes con serpientes, en momentos que, por las condiciones climáticas, muchas son las personas que recorren principalmente la sierra "La Barrosa" (“El Mirador”, el autódromo y/o la Reserva Fundación Fangio y aledaños) y pueden llegar a sufrir accidentes de esta naturaleza.

En Balcarce, remarcó Dajil, hay dos especies de serpientes venenosas y con importancia médica: se trata de la yarará grande o víbora de la cruz (Bothrops alternatus) y la yarará ñata (Bothrops ammodytoides).

“Los accidentes se producen cuando una serpiente se siente amenazada y/o agredida por una persona o un animal doméstico y para defenderse ataca inoculando su veneno”, explicó el biólogo quien brindó los siguientes consejos:

“1) Mirar bien dónde pisamos y dónde apoyamos las manos. No desviarse de los caminos.

“2) No manipular una serpiente.

“3) No ir con mascotas. Un perro podría atacar o jugar con una yarará provocando un accidente.

“4) Las yararás no solo están en la parte alta de la sierra sino que también bajan a la zona del autódromo o al camino “El Mirador”.

5) En caso de mordedura de serpiente llamar a Emergencias y NO realizar torniquete en la herida ni tocar la herida ni la sangre de la víctima.

6) Si nos encontramos con una serpiente en la zona de la sierra, dejarla que siga su camino. Recodar que somos nosotros los que estamos invadiendo su hábitat y no al revés. Solo llamar a los bomberos voluntarios en caso de que se encuentre una serpiente en una zona urbana.

7) NO MATAR A LAS SERPIENTES. Son fundamentales para nuestro ecosistema natural ya que son parte de la biodiversidad nativa. Por ejemplo, son controladores biológicos de los roedores que son transmisores de muchas enfermedades que afectan al ser humano.