Cientos de fieles expresaron su devoción a San Cayetano

Cientos de fieles expresaron su devoción a San Cayetano

El domingo nublado y frío de ayer decoró la escena. Le añadió, quizás como todos los años en época invernal, un tinte épico a la devoción de los fieles por San Cayetano, el patrono del pan y el trabajo. Dos elementos más que importantes en la idiosincrasia argentina, teniendo en cuenta los tiempos que se viven actualmente.

Bajo la consigna de este año: "paz, pan y trabajo" y al igual que lo que ocurrió en cada uno de los templos en que se lo venera a lo largo y a lo ancho del país, en nuestra ciudad la afluencia de gente fue incesante desde las 8 de la mañana, hora en que se abrieron las puertas del templo de avenida Eva Perón y calle 116.

El primero de los oficios religiosos, se dio a partir de las 10:30 en la capilla, lugar donde los fieles se acercaron además a expresar sus pedidos, deseos y agradecimientos a la figura de San Cayetano ubicada en el templo que lleva su nombre.

Posteriormente, a las 15 comenzó la procesión desde dicho sector de la ciudad. Allí, el cura párroco de la iglesia "San José", Pablo Etchepareborda, habló a la comunidad:"Le pedimos la paz al santo, para que a través de él, Dios nos la pueda conceder. Rezamos para poder tener siempre la posibilidad de tener el pan, pero él se consigue con el trabajo. Tener trabajo se siente bien, digno. Tenemos que volver a la cultura del trabajo.

La tarea del cristiano es tener plan, compartirlo, celebrarlo en su conjunto y ser solidario con el que menos tiene. Y una vez que tengamos el pan y el trabajo, tendremos la paz. Por eso, paz, pan y trabajo es poder pensar en una patria diferente, distinta. Eso es lo que le pedimos a San Cayetano", finalizó.

La procesión fue particular, ya que fue la primera luego de la pandemia que se realizó a pie y no en vehículos como se venían desarrollando con anterioridad.

El recorrido de la peregrinación comenzó por las calles del barrio en que se ubica la capilla, y se bendijeron imágenes que las personas acercaban durante la procesión.

El último punto de la celebración, se dio con la misa de las 19 en la Parroquia "San José", dándole un cierre a la jornada, que aunque fría y nublada, festejó a uno de los santos más queridos de la religión católica: San Cayetano, el patrono del pan y el trabajo.