Homenajes de la EduCoAgro: se reconoció a quienes aportan al desarrollo de nuestra tierra

Homenajes de la EduCoAgro: se reconoció a quienes aportan al desarrollo de nuestra tierra

Desde hace ya unos años, el Colegio "San José" en conjunto con Agricultores Unidos de Balcarce, tomaron la decisión de realizar un evento para dar de alguna manera el puntapié inicial de la EduCoAgro, la muestra que lleva adelante el establecimiento educativo y la agrupación de personas dedicadas al campo, que se concretará este fin de semana, del 8 al 10, en instalaciones del Colegio "San José".

El tipo de evento elegido, es un gran homenaje a personas que han forjado de alguna manera el desarrollo de nuestra ciudad.

En encuentros anteriores, se ha reconocido la labor de quienes trabajaron o trabajan la tierra de nuestra zona, pero en esta ocasión se optó también por reconocer a personas de otros rubros, con la premisa, anteriormente mencionada, de destacar a quienes forjaron o forjan día a día el crecimiento de Balcarce.

Este sábado, el homenaje se llevó a cabo en el hall central del Museo del Automovilismo "Juan Manuel Fangio" y previo al inicio de los reconocimientos, El Diario charló con Andrea Silva, representante legal del Colegio "San José" y con Guillermo Lombardo, presidente de Agricultores Unidos.

"Estamos con la mayoría de los homenajeados presentes, muchos de ellos que se han acercado de otras ciudades, con lo cuál estamos sumamente contentos y satisfechos porque estamos premiando al trabajo, al esfuerzo en diferentes profesiones y realmente es un ejemplo para todo Balcarce y fundamentalmente para los chicos de la escuela que estamos tratando de inculcarles un camino a seguir", expresó Silva.

Impulsores

En ese sentido, Lombardo, señaló: "para nosotros es algo muy emocionante porque homenajeamos a distintos rubros. En otras oportunidades lo hemos hecho solamente con agricultores o maestros y ahora es distinto. La mayoría de los rubros cubren el campo, como un médico que se desempeñó en la zona rural, un veterinario, ingenieros agrónomos, mecánicos, bomberos, y demás personas que no podemos nombrarlos a todos".

EduCoAgro y los preparativos

Ante la consulta por los preparativos de la EduCoAgro que tendrá lugar del 8 al 10 de septiembre en el predio del Colegio "San José", Silva puntualizó: "con la EduCoAgro estamos a full, 'viento en popa' y ultimando detalles de proyectos educativos en lo que es la preparación de la dinámica. Los últimos días son los más agitados porque ya la tenemos encima: esta semana hay que armar las carpas, colocar maquinarias, señalizar las calles, que ya están casi terminadas. Entramos en un estado de agitación y decimos que es el 'modo EduCoAgro' que motiva realmente a grandes y a chicos, a todos por igual".

Por su parte, Lombardo agregó: "ya comenzamos a partir de este momento la Semana del Agricultor, que se festejan además los 85 años de la escuela y también queremos agradecer a la Fundación Fangio que siempre nos presta su casa como lo es el Museo del Automovilismo para llevar a cabo nuestros festejos.

Lo que es el predio está totalmente lleno, a comparación de otros años hay más stands, más comerciantes, más auspicios y atravesando esta época del año, que la gente nos acompañe, nos incentiva y nos da la pauta de que les gusta lo que estamos haciendo, que medianamente sin dedicarnos a esto lo disfrutan y nos acompañan".

HORA DE LOS HOMENAJES

El evento de los homenajes estuvo conducido por el locutor y periodista agropecuario Ignacio Melucci, quien antes de comenzar con el programa pidió la palabra al presidente de la Fundación Fangio, Juan José Carli: "la Fundación está muy contenta, nosotros estamos también trabajando bajo el nombre de alguien, un emblema de Balcarce, como lo es Juan Manuel Fangio.

Quiero destacar la labor que se está haciendo desde la EduCoAgro, porque se distingue a personas que han trabajado tanto por Balcarce y también que lo siguen haciendo.

No hay que olvidarse de esas personas, ni dejarlas de lado.

La labor de destacar a estos personajes de Balcarce es muy buena y esperemos que continúe así".

Por otra parte, fue invitado a decir unas palabras, Leandro Spinelli en representación del Intendente municipal y también por su padre, un activo miembro de Agricultores Unidos: "es un placer participar y poder estar en momentos como estos tan gratos. La labor que lleva adelante la institución en la EduCoAgro, al igual que Agricultores Unidos de extender nuestras raíces es siempre muy importante. Gracias a todos".

Hermana María Alejandra

El primero de los homenajes fue a modo de recuerdo. Fue para la primera maestra del Colegio "San José", quien era la Hermana María Alejandra.

La historia del establecimiento educativo que este año cumple 85 años, surgió con dos religiosas de la Congregación de las Hermanas Azules las que, pensando en voz alta, soñaron con crear una escuela para niños y niñas.

La casualidad quiso que ese comentario fuera escuchado por otras dos mujeres, con corazón solidario, quienes de inmediato, respondiendo en el idioma francés, dijeron que ofrecían para ese emprendimiento una fracción de tierra de algo más de cien hectáreas ubicadas a pocos kilómetros del centro de la ciudad. Eran las hijas de don José de la Cuadra, uno de los fundadores de San José de Balcarce.

Fue en 1937 cuando se dio inicio a la construcción del Colegio Rural "San José", que al año siguiente abrió sus puertas con salas para primero y segundo grado. Actualmente no sólo posee la educación primaria, sino también inicial y secundaria.

La familia Ferrari, generaciones en

perforación y reparación de molinos

Alrededor del mundo, Ferrari puede significar una primerísima marca de fabricante de automóviles, pero en Balcarce es sinónimo de cañería, de perforaciones, de reparación de molinos y tanques: en pocas palabras de abastecimiento de agua para el campo.

Quien fue homenajeada en el escenario, fue la familia Ferrari por su trabajo en perforaciones y arreglo de molinos.

Juan, Julio y Jacinto contaron un poco su historia: "la familia viene a Balcarce desde el Uruguay, pero en origen, claramente, desde Italia".

Así fueron atravesando generaciones, en una ocupación que fue signando a padres e hijos.

Ramón González trabajador rural del "San José"

De nuevo y en la pantalla gigante, se pudo apreciar el testimonio de Ramón González quien fue trabajador rural en el Colegio "San José".

Ramón, contó qué era lo que hacía en la escuela: "nosotros hacíamos una quinta. Sembrábamos de todo un poco: lechuga, repollo y más. Eso iba todo para la escuela".

Ramón también reveló haber nacido en La Paz, Entre Ríos y que no se casó, aunque "tuvo muchas novias".

Carlos González, el alumno

que se convirtió en poeta

Por su parte Carlos González, exalumno del establecimiento educativo señaló: fui al Colegio 'San José' y después me cambiaron a la Escuela N°9, aunque después tomé la comunión allí, porque había un sacerdote que se llamaba Juan y tenía su casa en ese lugar. Después estuve trabajando 5 años en el 'San José', haciendo el mantenimiento, así que conozco ese colegio muy bien y le tengo un gran cariño.

Luego, Carlos desplegó su faceta de escritor y leyó un poema dedicado al Colegio "San José" a 85 años de su creación: "en tu nuevo aniversario, hoy yo me quiero sumar para poder festejar un gesto solidario. Observo el calendario, de un pasado que se fue. Y al verte siempre de pie, con un trabajo grandioso, lo veo lindo y hermoso al Colegio 'San José'. Felicito a los maestros del presente y del pasado, que con esfuerzo han logrado lo que en verso escribo y expreso. Veo la tiza y el cesto y entre nubes de emoción se me apura el corazón y con nostalgia y con cariño quisiera volverme niño y escribir en el pizarrón.

El tiempo que ya se fue, deja una profunda huella, pero me alumbran las estrellas de la niñez que pasé. Siempre lo recordaré y aunque es muy duro y me cuesta, mi saludo va de vuelta: déjenme que les diga, que a todos Dios los bendiga, alumnos como maestros", finalizó, su poema.

Luis Barragán, "el resto de la vida" trabajando para Fangio

Adelante en los homenajes, fue el turno de Luis Barragán, quien tuvo una estrecha amistad con Fangio a quien llegó a decirle, cuando lo conoció en la intimidad que quería trabajar el resto de su vida para él.

"En 1979 nos juntamos algunos vecinos de Balcarce a hacer este trabajo. Los primeros autos que se consiguieron para el Museo eran, lógicamente del 'Chueco' y que los donó originalmente.

El Museo tiene mucho que ver con lo que me tocó en la vida, este edificio que fue la Intendencia de Balcarce, y también Concejo Deliberante. Pudimos tomarlo para la condición de museo en 1980 y lo hicimos después de recorrer tres lugares: el autódromo, que nos pareció que quedaba muy lejos, después fuimos al cerro 'El Triunfo' y coincidimos que con la naturaleza que tiene, no deberíamos tocarlo con una construcción de hormigón y ahí recordamos este lugar y presentamos nuestra propuesta para construir aquí. El resto es historia.

Algún día tendremos todos los autos con los que Fangio corría, ese es nuestro deseo: que los 46 vehículos del 'Chueco' tengan su copia, porque los originales son muy caros y están en Europa.

Del Museo construimos alrededor de 4000 mtrs cuadrados y hoy son cerca de 5800 hay 50 autos en exposición. No existe en el mundo para un piloto, un museo dedicado a su memoria como este.

Yo lo admiraba muchísimo a Fangio, a tal punto que no me animaba a acercarme a él a hablarle. Hasta que en 1979, cuando me llaman para formar parte de la comisión para la construcción del museo, es lo que me lleva a acercarme a él.

Él me representó tanto, que al conocerlo en la intimidad de sus cosas, le dije que yo iba a trabajar para él durante toda mi vida", expresó, Barragán, emocionado.

Secundino "Genino" Salvo, uno

de los que "encendió la luz" al campo

"Genino" fue quizás uno de los encargados de llevar la electricidad a la zona rural. Ya en el escenario del hall central del Museo Fangio, contó la historia: "entré a trabajar a los 22 años a la Cooperativa de Electricidad que ya estaba formada. Ya había parte de la instalación rural, yo entré a hacer reparaciones, a extender los servicios, pero la Cooperativa estaba desde hace mucho antes. "Estuve 33 años dedicándome a esto. La extensión del servicio eléctrico fue una cuestión muy importante al igual que en estos momentos el gas".

"Mi trabajo era en las redes, poniendo postes y haciendo pozos. Después pasé a las guardias donde atendía los reclamos que llegaban de la gente. Y así transcurrí mis 33 años de trabajo".

José Simonetta y la premisa de mantener informados a los balcarceños

Posteriormente llegó el turno dentro de los reconocimientos a José R.Simonetta, director de El Diario y quien desde hace décadas se dedica a la tarea no sólo de la impresión en su imprenta, sino también la de informar "nada más que la verdad" a través de su medio periodístico gráfico que en el mes de octubre cumplirá 28 años.

En su testimonio desde la pantalla gigante, José contó su historia: "trabajo desde los 13 años y tengo 71 y aún lo sigo haciendo aunque esté jubilado. De trabajo en gráfica tengo 58 años».

«Quienes arrancamos con El Diario fuimos seis personas y comenzó como un semanal, o sea salía una vez por semana. Después pasó a salir dos veces por semana y a partir del año 2003 empezó a salir todos los días".

En una de las anécdotas para realizar la labor periodística, José contó: "El diario es una cosa rara, porque sabés a la hora en la que entrás pero no sabés cuándo salís. Otra cosa muy interesante que tiene, es que cuando terminás de hacer el diario, ya es viejo».

«Estamos en una época en la que los jóvenes se informan de otra manera, por las redes sociales. En otra época, cuando había una elección, se ponía una pizarra y había que ir a buscar el resultado de mesa por mesa al correo. No había otra forma de informarse. Entonces se juntaban cientos de personas en la calle, mirando la pizarra para enterarse recién a la medianoche los resultados. Hoy en día, te están informando al lado de la mesa cómo está saliendo. Ha cambiado la situación, mucho".

Jorge Cinale, un bombero con la receta del pollo mejor guardada

No quiso revelarla. Jorge Cinale tiene la receta del pollo que tanto ha tentado a los comensales durante las cenas en el Cuartel de Bomberos. Más allá de su faceta culinaria que se abordará más adelante, Jorge ha pasado 60 años de los 72 que posee la Asociación de Bomberos Voluntarios, formando parte de la institución.

"Ingresé en el año 1963 hasta la fecha, hasta que pasé al Cuerpo de Reserva. Empecé con 20 años. Cuando fui a hacer el Servicio Militar ya estaba incorporado y cuando volví seguí. Estábamos en el cuartel viejo y en 1966 pasamos al que está funcionando actualmente.

En aquella época teníamos un Chevrolet '46 que era nuestro caballito de batalla a la hora de combatir incendios".

Ante la consulta de qué lo llevó a ser bombero, Jorge manifestó: "El que era jefe de Bomberos en aquel momento, Luis Armanelli, me ofreció la posibilidad de participar. Yo que sólo sabía que había bomberos, fui un martes cuando era la reunión. Me incorporaron y seguí hasta estos días en el Cuerpo de Reserva".

Recordando alguna anécdota de su trabajo como bombero, precisó: "se había prendido fuego una panadería. Un horno había tomado fuego y algunas personas había quedado dentro del lugar desvanecidas por el humo. Así que tuvimos que actuar y finalmente salió todo bien con el rescate".

Retomando la cuestión de la gastronomía, Jorge rememoró: "durante 20 años estuve en el rubro de la pintura, pero en un momento se me dio por cambiar y puse una rotisería con su local propiamente dicho".

La receta del pollo, finalmente no fue revelada durante la celebración del evento de homenajes.

Claudio Ferreyra y la vocación

de un ingeniero agrónomo

Más adelante y dentro de los homenajes, fue el turno del ingeniero agrónomo Claudio Ferreyra, quien llegó a Balcarce "prácticamente recién recibido". "Ya sabía de antemano que lo que me gustaba era el INTA, la experimentación y la docencia.

Vine designado como uno de los primeros profesionales técnicos de lo que se llamó el Proyecto Balcarce que trajo un adelanto en la producción ganadera. Fue una inversión del BID (Banco Interamericano del Desarrollo) que tuvo su lugar de asiento en la Estación Experimental de Balcarce.

Vine como 'economista' del proyecto y terminé siéndolo del Departamento de la Estación Experimental".

Ante el porqué de la elección de la ingeniería agronómica, contestó: "mi padre siempre me conseguía entradas para la Rural, a él le encantaba el campo y se sentía productor agropecuario.

Esos paseos a la Rural me despertaron la vocación. Cuando estaba terminando el secundario, decidí ir a estudiar Agronomía a La Plata.

Ya recibido y tras salir de la Estación Experimental, continué con la actividad privada. Los trabajos variaban: administrar grupos de cosecha y demás.

Después a raíz de la experiencia que había ganado con el Proyecto Balcarce, me dediqué al asesoramiento acerca del desarrollo que viene teniendo la ganadería y la tecnología en torno a ella.

Ya toda esa cuestión me dio a mí la inquietud de empezar a producir en el ámbito agrícola semillas forrajeras a lo que se suma el aspecto de la comercialización y es ahí donde nace Agronomía Balcarce".

Francisco Belmonte peón rural del "San José"

Francisco Belmonte se desempeñó como peón rural en el Colegio "San José" y al respecto de su trabajo, contó: "hacía el mantenimiento, trabajaba en el tambo. Viví un tiempo en la casita que tiene el lugar".

Por otra, parte, recordó a la Hermana Alejandra: "tengo recuerdos hermosos de ella, siempre se preocupaba por todos".

El Dr. Benedicto Brindicci y la profesión de dar salud

Luego, el homenajeado fue el Dr. Benedicto Brindicci cuya labor en salud, tuvo variadas aristas como médico, como cirujano y por qué no, como consultor en diferentes ámbitos.

"Me formé como cirujano y en aquel entonces en Balcarce no había un cirujano instalado en la ciudad.

Vine a Balcarce porque necesitaba cirujanos, así que llegué una vez terminada la formación quirúrgica.

Desarrollé mi actividad no solamente como cirujano, sino que también fui director del Hospital en dos oportunidades.

Por otro lado, mi tarea social, fue pensando que podía hacer un aporte desde la política y lo hice, pero no dejando mi profesión".

Ante la retribución de sus pacientes ante el cumplimiento de su trabajo como cirujano, el Dr. Brindicci, expresó: "la cirugía es otra de las ramas de la medicina. Toda actividad médica vale la pena y merece nuestro respeto.

Lógicamente que en 50 años se cosechan muchos amigos y agradecerle a aquellos que me brindaron su confianza para atender sus patologías".

José Seixo Da Fonseca, el mecánico de tractores

De origen portugués, José Seixo Da Fonseca, se dedica a la mecánica de maquinarias agrícolas y fue el siguiente homenajeado en el hall del Museo del Automovilismo "Juan Manuel Fangio".

Al relatar su historia, señaló: "llegué a Balcarce en 1953, al mes de estar en este lugar, empecé a trabajar con Fangio. Esa ocupación la realicé hasta 1958".

Al referirse sobre su estatus, señaló estar "retirado", aunque ayuda a los Agricultores Unidos cuando lo llaman: "algunas cosas hago, pero ya estoy retirado. Cuando trabajo, lo hago con los tractores viejos. Hago solamente trabajos livianos.

Al servicio del campo estuve 17 años, siempre atendiendo a los tractores y reparándolos. El trabajo de mecánico tiene sus cosas".

Jaime Núñez Peñaloza, un médico para los animales

En la pantalla gigante, se podía ver al Dr. Jaime Núñez Peñaloza, quien se dedicó a ser veterinario en atención a los animales en zona rural.

"Yo soy de Perú y llegué a Argentina por algo que me dijo mi padre: '¿dónde querés estudiar?' y a mí me gustaba la veterinaria no porque a uno le gusten los animales, sino porque ha vivido con ellos.

Entonces me vine a Argentina, porque el país estaba entre los productores de agricultura y ganadería del mundo en el año 1953.

Vengo a Balcarce y con mucha suerte porque la ciudad tiene una gran potencia agrícola ganadera por su clima. Ni mucho frío, ni mucho calor".

Así que aquí, el Dr. Núñez Peñaloza desarrolló su profesión,en atención a los animales en el campo.

José Miguel Grau, el hombre agricultor

Nuevamente en el escenario, se le dio paso a José Miguel Grau, agricultor que fue posteriormente homenajeado.

"Los Grau surgimos de Los Pinos. Desde 1940 a 1950 estuvimos en una granja de frutas que era de un tío de mi madre.

Después pasamos a un lote en la ruta 226 y entramos en la adjudicación del mismo. Eran 60 hectáreas y se sembró primero papa que había que hacer el 20% de la superficie para hacer la rotación y darle descanso al suelo".

Luego y para dedicarse a la explotación de un nuevo espacio propio, José Miguel, contó: "mientras mi padre vivió tuvimos el campo y arrendamos afuera. Luego seguí por mi cuenta. He hecho papa, cereales, en una época le hacíamos la multiplicación de semillas al INTA y demás".

Luis González Uriarte, mecánico agrícola

Para finalizar el homenaje y con vistas a la pantalla gigante, llegó el testimonio de Luis González Uriarte, otro mecánico agrícola.

"Empecé a trabajar en 1955 como empleado de la Metalúrgica Balcarceña, después me independicé en 1960 y hacía reparaciones y distribuía a la Metalúrgica cuando abrí mi propio negocio.

En 1963 empecé a fabricar abonadoras agrícolas, sacadoras de papas, clasificadoras de papas y demás. También el fertilizante para la sembradora de papas, partí con 30 cajones. Fue con orientación de Santiago Mackrey".

"Ya mi negocio debí cerrarlo en 1996".

Ante la consulta de si le gustaba este tipo de ocupaciones, expresó: "a mí me gustaba, tal es así, que un día en la Metalúrgica, hubo un inconveniente y había que seguir funcionando y seguimos solucionando con lo que nos dábamos maña", concluyó.