Mar del Plata: las víctimas de una secta sexual y laboral pidieron una reparación millonaria

Mar del Plata: las víctimas de una secta sexual y laboral pidieron una reparación millonaria

El juicio se desarrolla en los tribunales de Mar del Plata. Foto: Diego Izquierdo.

La querella que representa a las víctimas de una secta acusada de explotar sexual y laboralmente a decenas de personas en un hotel céntrico de la ciudad de Mar del Plata pidió este lunes el decomiso de todos sus bienes, y que se dispongan reparaciones de entre 35 y 61 millones de pesos por los daños materiales y morales ocasionados a algunas de ellas.

El pedido fue realizado por la representante de la Defensoría Pública de la Víctima (DPV), Inés Jaureguiberry, y la oficial del Ministerio Público de la Defensa, Manuela Parra, al presentar su alegato de cierre ante el Tribunal Oral en lo Criminal Federal (TOF) de la localidad balnearia, en el marco del juicio que se lleva adelante contra tres imputados que formaban parte de la organización.

Para la DPV, a lo largo del debate oral, iniciado en septiembre de 2021, quedó acreditado que bajo "la fachada" de un instituto dedicado a la enseñanza de yoga", funcionaba "una organización criminal con rasgos de secta religiosa", con "distribución de roles" y una estructura "jerárquica", que durante casi cinco décadas se dedicó a "captar a víctimas vulnerables", para apoderarse de sus bienes y explotarlas sexual y laboralmente.

En representación de cinco de los damnificados, la querella solicitó que el tribunal fijara reparaciones integrales para cada uno de ellos, que van de los 35.496.480 pesos a los 61.641.200, por los daños materiales sufridos, como la explotación laboral, sexual y psicológica, y los perjuicios morales a causa de las "torturas y vejámenes", padecidos en algunos casos durante décadas.

Para poder cumplir con estas reparaciones, se solicitó a los magistrados Fernando Machado Pelloni, Nicolás Toselli y Roberto Falcone que al dictar sentencia en el juicio dispongan el decomiso de los bienes a nombre los distintos miembros de la secta.

Además, incluyeron dos departamentos ubicados en la Ciudad de Buenos Aires, cuentas bancarias en la Argentina y en el extranjero, dinero en efectivo secuestrado en el marco de los allanamientos a la sede de la organización, un auto y dos motor home.

Jaureguiberry subrayó que el pedido de reparación no apunta a alguno de los imputados puntualmente, sino a los bienes "que son producto de la explotación" desplegada por la secta, "independientemente de a nombre de quién están". (Télam)