“Hay una gran mentira y un gran relato en el armado del nuevo plan ganadero”

“Hay una gran mentira y un gran relato en el armado del nuevo plan ganadero”

“Yo nunca pensé que Domínguez iba a ser la solución al problema”

El humor en el sector agropecuario no es el mejor en estos momentos. La sequía, acompañada por una ola de intenso calor, a lo que se sumó la intervención del Gobierno nacional en los mercados, parece abandonar la posibilidad de que entre las partes se produzca un diálogo constructivo.

La falta de lluvias impactó entre gran parte de diciembre y de este mes que está llegando a su fin en los cultivos de soja y maíz. Si bien luego hubo precipitaciones, en algunos casos alcanzó a recomponerlos en parte pero el daño ya estaba hecho. Tal es así que la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) recortó las estimaciones de producción en los mencionados cultivos en 9 y 8 millones de toneladas, respectivamente. Proyectó para la oleaginosa una cosecha de 40 millones de toneladas, mientras que el cereal se ubicaría en 48 millones.

En números, esto representaría una merma de ingresos para los productores de USD 2.930 millones, en un contexto donde los costos siguen escalando y la presión tributaria no cede.

Ante este panorama, la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (CARBAP) viene movilizando a sus bases para debatir las distintas problemáticas ante la falta de políticas proactivas para el sector.

Malestar en el campo

Días pasados, el presidente de la Sociedad Rural de Balcarce, Gerardo Mutti, intervino en un encuentro en Rauch. “El malestar es general y detona con la intervención del Gobierno en el mercado de carne. Pero a esto hay que agregarle la intervención en el manejo de los ROEs de exportación que afectan fuertemente al trigo y a otros negocios agrícolas por lo que el productor recibe cada vez menos de lo que le pertenece”, explico el dirigente ruralista.

En virtud de ello, sin que por el momento esté prevista ninguna medida de acción directa, la CARBAP, a través de contactos permanentes con las bases, está visibilizando el malestar de los productores a través de las redes sociales y medios de prensa.

Promesas incumplidas

Días pasados, la entidad madre a la que pertenece, Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) se retiró del Consejo Federal Agropecuario y tampoco participó de la Mesa de Carne. “El ministro de Agricultura, Julián Domínguez, ha prometido cosas que luego no cumplió. Es un mentiroso. Nada de lo que piensan hacer va a dar resultado. Hay una gran mentira y un gran relato en el armado de este negocio del nuevo plan ganadero. Por un lado nos dicen que somos ineficientes y que tenemos que nuclearnos en un plan de promoción ganadero que están diseñando ellos para tener mayor producción y por otro lado nos cierran las vías de comercialización y desarrollo que harían que la actividad progrese”, aseguró molesto el titular de la entidad ruralista local a El Diario.

- En este escenario descripto, ¿hay condiciones para encontrar consensos a través del diálogo con el ministro Domínguez?

- Queda muy claro hoy que no existe esa posibilidad porque, reitero, el ministro miente. Yo nunca pensé que Domínguez iba a ser la solución al problema. Lo eligieron para mentir. Lo hemos sufrido anteriormente en Balcarce, en el año 2009 cuando participó de una amplia reunión en el Complejo Polideportivo Municipal en el marco de unas jornadas técnicas organizadas por el INTA, en la que fue abucheado. Personalmente le hice una serie de cuestionamientos a Domínguez y algunos me criticaron por ello. Pero no me arrepiento. El ministro es uno de los delincuentes más grandes que hay en la Argentina y totalmente fiel a la dueña del país que es Cristina (Fernández). Yo se lo manifesté en aquella ocasión. Hay gente que piensa que siempre hay que negociar pero hay negociaciones que son inviables y con esta gente, nosotros somos tomados como una presa y no como interlocutores. Se sabe que el negocio entre la presa y el cazador nunca va a ser bueno para la presa. Por eso hay que tratar de evitarlo. La ciudadanía en general se tiene que enterar que estamos siendo usados y ninguneados por este Gobierno nacional. Hay un mensaje en el relato adjudicándonos que estamos en una de las mejores épocas de producción. No han sido malas pero este es el tercer año de sequía. Hubo cosechas buenas y el productor sigue trabajando, que es lo más importante. Pero la defensa de nuestros recursos debemos llevarla adelante. Estamos convencidos que la actividad sería mucho más grande que en la actualidad si estuvieran dadas las condiciones. Hay una enorme transferencia de recursos de nuestro sector al Estado, que lo usa vía planes, subsidios y prebendas para mantener a su gente, a ese electorado cautivo. Si no fuera así, el movimiento económico en cada pueblo sería distinto. Entendemos que la cosa debería ser distinta, el progreso viene de otra manera.

- La Mesa de Enlace, ante la falta de respuesta del Gobierno, pidió que intervenga el Congreso, por ejemplo en el caso de las retenciones.

- Así es. No vamos a lograr que nos devuelvan las retenciones. Este un tema de vieja data. Es un recurso que se le quita arbitrariamente a los productores, que no tiene estructura impositiva. El Estado no responde qué es lo que hace con esos recursos que recibe. En este momento, al no haber sido aprobado el Presupuesto 2022, hay un vacío legal en materia de retenciones. No las devolverán pero podemos sentar un precedente de la ilegalidad de este aporte. La retención es plata que no queda en Balcarce. Va al poder central y luego la reparten como más le gusta, en el mejor de los casos. Si esa plata quedara en la producción local, se redistribuiría y tendríamos una realidad mejor. Es un cobro arbitrario.