Inambú festejó a lo grande en la Expo del Centenario de la raza Angus

Inambú festejó a lo grande en la Expo del Centenario de la raza Angus

Fue un momento único el vivido en la pista cubierta de uno de los amplios salones del predio de La Rural, en Capital Federal. Luego de una intensa y muy peleada jura, los mejores exponentes de la raza Angus concentraban las miradas de todos aquellos que, ansiosos, esperaban el veredicto final de Lucas Lagrange, que tuvo la nada sencilla labor de consagrar a los mejores.

Pero en esta edición número 100 la particularidad era que debían enfrentarse negros y colorados en un momento histórico para la raza.

La cabaña balcarceña Inambú, propiedad de Martín Tinello, ubicada en inmediaciones a Ramos Otero, fue protagonista de ese momento histórico porque un toro Senior, que previamente había ganado el Campeonato, más tarde fue elegido como el Gran Campeón Macho negro, lo cual lo habilitaba a disputar la finalísima con el Gran Campeón Macho colorado, distinción que recayó en un animal de la cabaña Santa Rosa de Indio Nuevo.

Lagrange, al explicar su decisión, dijo que se enfrentaron dos torazos. “Fueron solo detalles que van con el gusto. Me incliné por más prolijidad, pero estamos hablando de límites muy finos” se sinceró, asegurando que pudo haber elegido a cualquiera, pero se quedó con el de Santa Rosa de Indio Nuevo.

PREMIO AL ESFUERZO

Para Inambú, el logro del premio mayor entre los Angus negros y luego ser partícipe de la gran final significó un premio al trabajo, esfuerzo e inversión que se inició hace ya poco más de quince años cuando Tinelli, con el respaldo del cabañero Alejandro Romero, sus colaboradores y el staff de profesionales que integran ese equipo, decidió involucrarse de lleno en la ganadería y apostar al mejoramiento genético con el objetivo único de producir más y mejor carne.

Entre las hembras, la Gran Campeona del Centenario fue para un animal de la cabaña Tres Marías de Gutiérrez.